• Inicio
  • Predicaciones
  • Reflexión Semanal


Reflexión

México - Israel 

Los días 29 y 30 de noviembre de 2017, se llevó a cabo en la Nueva York, la Asamblea de la ONU en la que se votó en contra de Israel de manera directa..., y en contra de los cristianos de manera indirecta, por tal motivo la Iglesia Cristiana debemos pronunciarnos al respecto, y no pretendo hablar a nombre de todos los cristianos, pero sí a nombre del Centro Cristiano Calacoaya y de todas las congregaciones de Comisión Centros Cristianos, por lo que hemos enviado un escrito al Presidente de la República, al Secretario de Relaciones Exteriores y a las Comisiones de Relaciones Exteriores del Senado de la República y de la Cámara de Diputados. 

Lo hacemos porque los cristianos merecemos respeto, por el bien de México y por amor a Israel

He aquí el texto:

Lic. Enrique Peña Nieto.

Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos. 

Lic. Luis Videgaray Caso.

Secretario de Relaciones Exteriores.

P r e s e n t e s.

Reflexión sobre el voto emitido por México el día 29 de noviembre en la Asamblea de la ONU en contra de Israel.

El día Jueves, 29 de Noviembre, nuevamente México en unión, votó en contra de Israel en la Asamblea de la ONU, celebrada en Nueva York, cuando la Asamblea General declaró que “toda acción para imponer sus leyes, jurisdicción y administración en la Ciudad Santa de Jerusalem es ilegal y, por lo tanto, nula e inválida” y pidió “respeto, en palabras y en la práctica, al histórico status quo en los lugares sagrados, incluido Haram al-Sharif”, denominación árabe del Monte del Templo, lo cual ignora los lazos judíos con su capital eterna.

En este sentido, cabe mencionar que también se aprobaron otras cinco Declaraciones contra la única democracia real de Medio Oriente, incluidas condenas a la actividad de las poblaciones en la Margen Occidental y su presencia en las Alturas del Golán.

Ante tal situación, los Cristianos Evangélicos reflexionamos ante el voto emitido por el Gobierno a sus respectivos encargos, bajo las siguientes consideraciones:

En cuestión de Diplomacia, México ha manejado un doble discurso ante Israel, de amistad cuando se requiere su ayuda y cooperación, pero como enemigo en momentos claves como éste.

En cuestión del TLC, nuestros dos socios comerciales más importantes del mundo, apoyan a Israel y solamente México desentona con el voto de ellos, y no nos conviene bajo ninguna circunstancia, enemistarnos con estas dos Naciones.

En cuestión de Historia, México ha demostrado poco conocimiento y sensibilidad, ya que tanto la Arqueología, como muchos escritos de origen Egipcio, Babilónico, así como de Culturas del Medio Oriente, dan cuenta de que la Historia del Pueblo de Israel y su relación - conexión con Jerusalén, es un hecho real, comprobable y dan autenticidad a los relatos Bíblicos, tanto del Antiguo, como del Nuevo Testamento. Es como si la ONU quisiera borrar por decreto el vínculo entre el actual México y la Gran Tenochtitlán. Recordemos que los acontecimientos que relata la Biblia en los 4 Evangelios y que se llevan a cabo justamente en Jerusalén, marcaron una división en la Historia de la Humanidad, (a.C. = antes de Cristo y d.C. = después de Cristo), y es en función de ello, que hoy estamos en el año 2017.

En cuestión de Respeto, tanto al Pueblo Judío, como a la Iglesia Cristiana Evangélica (por no mencionar a todas las demás denominaciones que parten del Cristianismo en México y que somos mayoría), resulta ofensivo el emitir un voto que niega los vínculos históricos de Israel con Jerusalén, que son los que validan que sus leyes, jurisdicción y administración actuales, pues al desconocer ese vínculo, se le da al relato bíblico la calidad de leyenda o de fantasía, lo cual es ente doble desde la perspectiva musulmana, pero nunca desde la perspectiva judeocristiana.

En cuestión Espiritual, la Biblia declara en el Libro de Zacarías, Capítulo 12 “Haré que Jerusalén sea como una bebida embriagante que causa que las naciones vecinas se tambaleen cuando envíen a sus ejércitos para sitiar a Jerusalén y a Judá. En aquel día yo convertiré a Jerusalén en una roca inamovible. Todas las naciones se reunirán en contra Israel, por causa de Jerusalén, para tratar de moverla, pero sólo se herirán a sí mismas”. Y esto, sí nos debe causar reflexión e investigación profunda, por lo que les exhorto a incursionar en la Historia, y visualizar con detenimiento, qué cuanta nación o imperio ha pretendido destruir o golpear a Israel, no la ha pasado muy bien, y algunas incluso, han dejado de existir, o se han desintegrado, pues el Señor advierte que “Bendecirá a quienes bendigan a Israel, pero maldecirá a quienes lo maldigan”. Es así que los creyentes judeocristianos, anhelamos la bendición para México, no nuestra maldición.

En este orden de ideas, les invitamos para que nuestro Gobierno reflexione sobre estas consideraciones y emita a favor de Israel el voto que representa a México, y nunca más en su contra.

Atentamente

Gilberto Rocha Margáin

Pastor

Atizapán de Zaragoza, Estado de México a 5 de diciembre del año 2017.

  • Visto: 71

Reflexión Semanal

MÉXICO, aquí estamos

Dios ama tanto a la tierra y a sus habitantes que no la quiere destruir, no quiere que la gente muera y se vaya al infierno, tampoco quiere que sufra, al contrario, para eso vino, se despojó de Sus atributos divinos y se hizo hombre en la persona de Jesucristo, para salvar a la humanidad de la muerte eterna, de nuestros propios pecados y de todo lo demás.

En estos días que han transcurrido después de los sismos recientes que han afectado a diversos estados de la república, mucha gente se pregunta: ¿por qué razón nos hace esto Dios? otros más aseguran que se trata de un juicio de Dios sobre la humanidad, pero la mayoría ignora lo que Dios mismo dice a través de ese libro maravilloso al que llamamos Biblia en el pasaje ubicado en Ezequiel 33:11 Pues yo, su Señor y Dios, juro que no quiero la muerte del impío, sino que éste se aparte de su mal camino y viva. ¿Por qué ustedes, pueblo de Israel, quieren morir? ¡Apártense, apártense de su mal camino!. Biblia Reina Valera Contemporánea.  

En cierta ocasión, en tiempos de Jesucristo, hubo, no sé con certeza, si un accidente o un terremoto, que una torre en un pueblo que se llama Siloé, se cayó y mató a 18 personas, así que la gente hacía comentarios similares a los que se hacen hoy día, por lo que el Señor respondió: 

Lucas 13:4-5 ¿Y qué piensan de los dieciocho que murieron cuando la torre de Siloé les cayó encima? ¿Acaso eran los peores pecadores de Jerusalén? No, y les digo de nuevo, a menos que se arrepientan, ustedes también perecerán. lo que significa claramente que todas las personas que han fallecido a causa de los temblores no eran más culpables que cualquiera de nosotros, y que tanto unos como otros, necesitamos arrepentirnos de nuestros pecados.

El Señor nos creó en un planeta precioso, que tiene vida y movimiento y parte de ellos se manifiesta con los temblores, pero eso no significa que Dios sea malo, ni que quiera que la gente sufra, lo cual un geólogo atinadamente comentó al señalar que los temblores no matan a la gente, lo que la mata es la corrupción que hace que los edificios se construyan de mala calidad, que los magistrados otorguen amparos a los dueños de edificios que no cumplen las normas, y que funcionarios públicos permitan a las constructoras construir edificios sin que cumplan las normas constructivas, y como de ello, se señalan sitios como Chile, nación que ha tenido con mucha frecuencia, sismos mayores a los que han destruido México, y no han tenido estas tragedias. 

Esa corrupción en términos bíblicos, se llama pecado y eso es justamente lo que Dios quiere quitar de la humanidad, pues a Él le duele ver que sus criaturas e hijos, sufran y mueran, así lo dijo Jesús: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito (Jesús), para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Pero el punto práctico aquí es que estamos viendo gente que sufre, a muchos que han perdido a un ser amado, hay otros que perdieron su patrimonio, el lugar donde vivían, su oficina o el departamento o edificio de su propiedad y que producto de las rentas que devengaban, tenían su provisión y mantenimiento, ¿qué podemos y qué debemos hacer?

El propio Señor Jesús nos da una enseñanza acerca de como ayudar al necesitado. 

Mateo 25:37-40 37 Y me preguntarán: “Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te dimos de comer? ¿Cuándo tuviste sed y te dimos de beber? 38¿Alguna vez tuviste que salir de tu país y te recibimos en nuestra casa, o te vimos sin ropa y te dimos qué ponerte? 39No recordamos que hayas estado enfermo, o en la cárcel, y que te hayamos visitado.” 

40Yo, el Rey, les diré: “Lo que ustedes hicieron para ayudar a una de las personas menos importantes de este mundo, a quienes yo considero como hermanos, es como si lo hubieran hecho para mí.

En estos días, semanas, y meses, irremediablemente encontraremos gente así, y esta es la oportunidad para ayudarles y bendecirles, y muy posiblemente, al ayudar a una persona, tengamos la oportunidad de tener un encuentro con Jesús.

La ayuda es aplicar la misericordia en acción.

 

Yo te animo a que te sumes a un grupo de mexicanos comprometidos que hemos decidido sumar esfuerzos y recursos materiales y humanos para ayudar a quienes hoy sufren, llevándoles ayuda de todo tipo, es tiempo de decir: México, aquí estamos.

 

  • Visto: 133

Reflexión 7 de julio 2017

SÍ A LA VIDA

 

La Biblia enseña que la vida fluye de Dios Padre Viviente a través del Jesús el Hijo, quien es la Vida y que es el Espíritu quien da vida, en un mundo sediento de vida. 

Jesucristo lo expresó así: Yo vivo gracias al Padre viviente que me envió; de igual manera, todo el que se alimente de mí vivirá gracias a mí.

 

Como cristianos, debemos entender que los problemas no se solucionan matando- a la gente. Esa es la cultura de la muerte, la que usan los mafiosos, los delincuentes utilizan con la premisa “hay que matar a quien estorba o se interpone en mis propósitos”, pero lo preocupante es que últimamente la Suprema Corte de Justicia de la Nación, así como los constituyentes de la Ciudad de México, han tomado la misma postura de la cultura de la muerte.

 

El Señor nos dice: ¡Ahora escucha! En este día, te doy a elegir entre la vida y la muerte, entre la prosperidad y la calamidad. Escoger la muerte trae calamidad, escoger la vida trae prosperidad. Haciéndonos notar los efectos de escoger la vida, lo cual genera prosperidad, pero que elegir la muerte produce calamidad.

 

También lo reafirma al decir: Hoy te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre bendiciones y maldiciones. Ahora pongo al cielo y a la tierra como testigos de la decisión que tomes. ¡Ay, si eligieras la vida, para que tú y tus descendientes puedan vivir! Señalando que las consecuencias de lo que elijamos se verán reflejadas en nuestros hijos, nietos, etc.

 

El primer e insustituible deber del Estado es la protección de las personas que viven en su país y entre aquellas personas que son las más necesitadas de la protección del Estado, son los niños, los bebés no nacidos, las personas enfermas, así como quienes padecen alguna discapacidad.

 

En relación con el aborto, la permisión del Estado para la práctica del aborto, roba los derechos humanos de los niños no nacidos, es la primera amenaza de muerte que debe enfrentar el niño en su etapa de mayor vulnerabilidad, no se les ve como seres humanos, sino como objetos. No es posible hablar de Derechos Humanos, y al mismo tiempo condenar a los niños no nacidos porque no se pueden defender, ni con argumentos ni con fuerzas propias. Los derechos humanos deben respetar al niño y su interés superior.

El aborto no aporta nada a los derechos de las mujer, pues la ciencia establece que el ADN de cada ser humano es único e irrepetible, por lo tanto, su cuerpo es distinto al cuerpo de su madre, en cambio, la mujer al ejercer el derecho sobre su cuerpo, hizo uso de su sexualidad según su propio albedrío, lo que le llevó a concebir; por cierto, el ADN es una declaración escrita por Dios en el cuerpo de cada ser humano, donde se establece quien es quien, cuál es su sexo, características físicas, enfermedades, etc. y por más cirugías que una persona se realice para transformar cuerpo y por más hormonas que consuma para cambiar algunas funciones de su organismo, su ADN, no lo puede modificar. 

 

Todo ser humano posee derechos esenciales e inalienables que emanan de su naturaleza, por lo que el reconocimiento del valor y del derecho a la vida de todo ser humano debe ser indiscutiblemente protegido por el Estado desde la fecundación hasta la muerte natural. Este es un derecho natural, originario, primario, absoluto y universal. Es un bien jurídico fundamental de la persona ya que a través de él se concretizan todos los demás y sin él ningún otro derecho tendría realidad. Es un bien protegido por las Constituciones, Leyes y Tratados Internacionales; es el reconocimiento innegable que el Estado hace a la existencia del ser humano. Toda violación a este derecho tiene por definición carácter irreversible, porque implica la desaparición del titular del derecho. Por ello, los poderes públicos tienen el deber de no lesionar por sí mismos, o por la participación de terceros, la vida humana y, por el contrario, tienen el deber de protegerla efectivamente.

 

La ciencia nos asegura que la vida humana comienza con la fecundación y como tal debe ser reconocida, respetada y garantizada; es inviolable desde ese momento hasta su muerte natural. Esta inviolabilidad se expresa, en términos jurídicos y sociales, en el denominado derecho a la vida: La Convención sobre los Derechos del Niño, en su artículo 6º dice: “Los Estados Partes reconocen que todo niño tiene el derecho intrínseco a la vida” (UNICEF 1989). No es lícito discriminarlos según sean “deseados” o “no deseados” para justificar abortarlos porque se introducen en la dinámica social mecanismos de exclusión y discriminación entre los niños por nacer, incluso, no se les puede ni debe discriminar por el supuesto de que nacerán enfermos o con alguna discapacidad. El aborto no es inocuo, puede dejar secuelas perdurables; su promoción no facilita en nada el empoderamiento de la mujer.

 

Los gobernantes siempre han atacado a los niños. Han sido instrumentos de satanás para destruir la familia a través de los niños, es decir, en algún momento ha sido legal asesinar a los niños, y la Biblia y la historia nos enseñan que se podía matar a un niño lo hacía sin cometer un delito, pues se trataba de obedecer una ley directa del máximo gobernante en algún país.

 

Por esta razón te invitamos a unirte a la propuesta de consulta Popular  

visita la página: dilesialavida.com.mx lee de qué se trata, y descarga el formato, firma tú y consigue otras 9 personas que puedan firmar contigo.

 

 

 

 

  • Visto: 249

Reflexión Por la Vida y la Familia

POR LA VIDA Y LA FAMILIA

 

A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia…

 

Así que por sentido común deberíamos elegir y defender la vida. 

 

Si entendiéramos esto, y pudiésemos llegar a la conclusión de que la muerte, bajo ninguna de sus formas, no es la solución a ningún problema….

 

En semanas anteriores, se aprobó la Constitución de la CDMX, por lo que ahora se le llama la Ciudad de las libertades, la Ciudad de los derechos, y pareciera que estamos compitiendo con otras ciudades del mundo para llegar a ser la número uno, como Ciudad de los excesos o Ciudad de los libertinajes. 

 

Curiosamente, si tú vives en la CDMX, tendrás muchos derechos, menos uno, el más elemental, a la vida, un derecho que deliberadamente se pasó de largo.

 

Por otro lado, la familia no se protege de ninguna manera, al contrario, cada vez se le hace más vulnerable.

 

Gobiernos federales, estatales y municipales de todo el país,. han presentado programas y propuestas para disminuir la delincuencia y la violencia, se ha hablado de miles de temas, incluso de invertir miles de millones de pesos en ello, pero ninguno de ellos contempla a la familia, pues en ella se gesta la sociedad, y si se destruye a la familia, destruiremos a nuestra amada nación.

 

El plan de Dios para nosotros consiste en bendecir a todas las familias de la tierra, pero parece que ese tema no es de interés toral en México.

 

En días pasados, se llevó a cabo el Congreso Iberoamericano por la Vida y la Familia, con la participación de pastores, congresistas, activistas sociales, políticos y líderes de 18 naciones, incluyendo España. 

 

Algo interesante que se mencionó por la representación europea, es que mientras en Latinoamérica se está tratando de legalizar lo malo, ellos ya van de regreso, es decir, ahora están buscando la manera de revertir las leyes para que deje de ser legal lo malo, y que hace 40 años se legalizó, pues los frutos de aquellas decisiones fueron desastrosos en todos los sentidos.

 

No cabe dudas que vivimos en mundo que está de cabeza y a nosotros nos toca ser la luz.

 

Tú tienes en tu boca el mensaje que mucha gente necesita escuchar, háblales de Jesús. 

 

 

  • Visto: 470